El proceso de impresión 3D se ideó en la década de 1980 e inicialmente se denominó ‘creación rápida de prototipos’. Permitió a las empresas desarrollar rápidamente prototipos con especificaciones precisas. Hoy en día, sus usos son mucho más diversos. Empresas, educadores, médicos, investigadores y aficionados utilizan la tecnología para una amplia gama de aplicaciones diferentes.Aquí hay más información.

¿Qué es la impresión 3D?




En sus términos más simples, es una forma de fabricación aditiva (se agrega material, no se quita).

Así es como funciona, paso a paso.

1. Crear un diseño digital: La primera etapa es crear un modelo digital en un programa de modelado 3D (CAD – Computer Aided Design) o mediante el uso de un escáner 3D. Otra opción es encontrar un diseño de modelo 3D preexistente, por ejemplo, en una base de datos de la empresa o en un sitio web para compartir diseños.

2. Importar: A continuación, importe el diseño al software de impresión 3D.

3. Guardar / transferir: el archivo se guarda en un USB, que se inserta en su máquina. Alternativamente, el archivo puede guardarse en la nube y luego enviarse a la impresora.

4. Impresión 3D: el paso final es presionar imprimir. Las impresoras producen capas de material, una encima de la otra. Esto forma el objeto terminado. Las impresoras de escritorio suelen utilizar filamentos de plástico, que se introducen y luego se funden en el cabezal de impresión. Esta sustancia líquida se extruye sobre la placa de construcción. (Esto puede variar entre tecnologías, más sobre esto más adelante).